Laura Malatto y el NanoPOC, detector de enfermedades

31 Oct 2014

Desde el INTI, su segundo hogar, participa en un proyecto para lograr un dispositivo portátil para la detección de enfermedades como el Chagas





Desde que terminó la secundaria, Laura Malatto tiene al INTI como segundo hogar. Gracias a su promedio en el Otto Krause ingresó con una beca en el instituto, con apenas 18 años. Actualmente, entre los proyectos en los que participa está el Detector de Enfermedades Infecciosas NanoPOC, un ejemplo de investigación aplicada impulsado por el INTI.

Se trata de un dispositivo desarrollado a partir de un trabajo interdisciplinario, gracias a la conformación de un consorcio público-privado constituido por el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB) de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), el INTI, dos empresas biotecnológicas y una electrónica, combinando la nanotecnología, electroquímica, biología molecular, microelectrónica y diseño industrial.

Trabajar con distintos lenguajes

"Desde chica me gustó la cuestión técnica, la mecánica de las cosas. Al terminar la secundaria me decidí por estudiar Ingeniería Aeronáutica", explicó Laura. "Siempre me motivó saber cómo funcionan las cosas, por qué, y desarmarlas".

En el INTI se integró con un grupo de electrónicos y comenzando la década de los 90 se vio rodeada de computadoras y modernos laboratorios electrónicos. "Fue fantástico", recuerda. "Más allá de que me gustaba la aeronáutica, me atrapó todo lo que era diseño computarizado y las comunicaciones... se empezaba a hablar de los emails. Muchos grupos del INTI se comunicaban internacionalmente por carta, pero en nuestro equipo teníamos el mailing electrónico".

"Acá cada uno aporta su mirada sobre cómo resolver un problema, cómo desmembrar una situación. Uno tiene que aprender a trabajar con distintos lenguajes: no es lo mismo una matriz para un biólogo que para un físico o un aeronáutico. Cuando trabajamos en un proyecto interdisciplinario, poder entendernos con un lenguaje en común no es poca cosa".



"Vamos por más"

- ¿Cómo nació el NanoPOC?

- Venimos de una experiencia importante, de varios años, en lo que es electrónica con tecnología de película gruesa, serigrafía, para hacer sensores de distintos tipos: de fuerza, presión, para detectar humedad o rocío, para temperaturas, gases. En esto teníamos mucha experiencia, sobre todo en variables físicas y químicas, pero no en las biológicas. Y sabíamos que este era un campo muy fuerte, en el que podía haber nichos para nuestra región, de poder detectar enfermedades huérfanas, aquellas en las que los países desarrollados no tienen interés. Entonces trabajamos en conjunto con otros grupos del INTI: qué hacemos nosotros y qué podemos hacer en conjunto, qué enfermedades podríamos detectar, como podríamos medir.

- ¿Y la idea cómo nació?

- Acá siempre vamos por más, ¿en dónde tenemos que estar dentro de 5... 10 años? Esa discusión es permanente, como en cualquier grupo de desarrollo tecnológico y de investigación aplicada. Nos lo preguntamos día a día, en las charlas de café, en las reuniones de grupo y cuando nos juntamos los fines de semana (muchos somos amigos). Es una búsqueda constante, y en donde estábamos trabajando habíamos llegado a un estadío, y queríamos hacer un salto. Vamos por más, por lo biológico. Fue entonces que nos asociamos al IIB. Vimos que existe una gran cantidad de enfermedades que no se pueden detectar en pocos minutos sino en días, como por ejemplo el dengue. Cuando fue el brote del dengue, hace unos años, se colapsó parte del sistema sanitario argentino. Todas las muestras tenían que ir a un único laboratorio en Pergamino, que pasó de recibir algunas muestras por mes a cientas por día. Hay que resolver esto y acercar un diagnóstico rápido y descentralizado, que la muestra no tenga que ser enviada a otro lugar. Si tiene que ser enviada a un lugar a 2.000 km., ida y vuelta, son varios días y mientras la persona no está recibiendo su tratamiento.



- ¿Cómo producen un sensor que detecte enfermedades?

- Con serigrafía uno pinta los electrodos que van a detectar la señal electroquímica para mostrar un resultado del análisis. Pero sobre esos electrodos hay unas nanopartículas que son de hierro recubierto, y que están funcionalizadas, lo que significa que tienen pegada en toda su superficie una proteina, un anticuerpo, que va a detectar la enfermedad. Cuando una persona se enferma genera anticuerpos, que están presentes en la sangre, suero, saliva. Al juntarlos con las partículas, se pegan, y se las acerca al electrodo serigrafiado. Entonces de esta manera se puede generar una reacción electroquímica para que termine en una señal eléctrica, que sería la mensajera en los casos de infección. El NanoPOC termina resultando una plataforma, ya que pegando distintas proteinas a las nanopartículas pueden detectarse distintas enfermedades: aftosa, brucelosis, chagas, y muchas más. Estamos corriendo una carrera realmente al mismo paso que los países desarrollados.

Estamos corriendo una carrera realmente al mismo paso que los países desarrollados.


El NanoPOC se encuentra en fase de validación, lo que significa que el dispositivo ya está elaborado y a prueba en laboratorio. En la Feria Innovar se dará a conocer la verisón 4 del prototipo, con la novedad de contar con tecnología BlueTooth para conectarse a un smartphone y a través de una App verificar los resultados.



- El NanoPOC promete un gran impacto social...

- A nosotros, que no estamos dentro del sistema de salud, nos llena muchísimo poder ayudar en situaciones realmente de riesgo. En el Chaco impenetrable la gente no tiene un hospital cerca para hacerse los controles permanentes. A mi, como madre, me resulta muy fuerte la posibilidad real de ayudar a los niños con el Mal de Chagas. Esta enfermedad no solo se transmite a través de la vinchuca, sino también de madre a hijo, y en esos casos a los bebés se les da una batería de medicaciones por aproximadamente dos años, que tienen sus consecuencias. Pero si uno detecta que durante ese tratamiento la enfermedad se negativiza, ya no haría falta continuar con tantos medicamentos, y el niño no estaría expuesto a los efectos secundarios.

COMENTARIOS

VIDEOPRESENTACIÓN ARGENIEROS

ÚLTIM@s ARGENIER@S

Alejandro Marcu, goodbye Facebook

Feb 2016

Carlos Pallotti y la industria del conocimiento

Dic 2015

Alejandra Portatadino y los derechos humanos

Nov 2015

Estelita Cammarota y la ingeniería humanizada

Sep2015

Argenieros es un proyecto ideado por el periodista Darío Drucaroff y llevado a la práctica luego de ganar la Beca Google - Knight Center en el 2014.Quiénes Somos?

SEGUINOS EN LAS REDES

ÚLTIMAS NOTAS

Murió Eitel H. Lauría, el argentino que impulsó la mecánica aplicada
3Jul2017sin comentarios
Leandro Sabignoso, drones y Big Data para el agro
21Jun2017sin comentarios
Argentino gana un certamen por revolucionar la extracción de litio
21Jun2017sin comentarios

ÚLTIMOS TWEETS

Tekmerion SRL. © Copyright 2017